Saltar al contenido

Notebook Lenovo Ideapad 330S: [Review] Más allá de lo básico

Notebook Lenovo Ideapad 330S

El nuevo Lenovo Ideapad 330S es un portátil de gama media: no trae la sofisticación de los portátiles ultrafinos o híbridos, pero ofrece una gama de características que le deja muy por encima de las opciones de entrada.

Durante dos semanas, tuvimos la oportunidad de usar el modelo 81JN0000BR del Ideapad 330S, que tiene pantalla de 15,6 pulgadas, procesador Intel Core i5 de octava generación, 8 GB de RAM, HD de 1 TB y GPU AMD Radeon 535.

Precio del Notebook Lenovo Ideapad 330S

El precio sugerido por Lenovo para esta laptop es de unos 870 Euros. ¿Será que compensa? En los próximos párrafos, muestro si vale la pena o no desembolsar ese valor por el portátil.

Características técnicas

Diseño y acabado

El diseño del Ideapad 330S es un poco más sobrio que el Lenovo Ideapad 320 y otros modelos intermedios de Lenovo. La tapa detrás de la pantalla, por ejemplo, tiene una curvatura muy poco pronunciada en los bordes. Además, el logotipo de la compañía se encuentra allí en la esquina inferior derecha y es tan discreto que parece hasta una marca de agua.

Me gusta. Pero me gustó más el acabado. La tapa detrás de la pantalla es de un aluminio con textura mate y color azul oscuro (hay otras opciones de colores, pero no en Latinoamérica). Es un material que queda con marcas de dedo con relativa facilidad, pero que, sin embargo, agrada por la sensación de robustez.

 

Pero al levantar la pantalla, tuve una pequeña decepción: el cuerpo de la notebook, también en tono de azul, es de plástico. Esperaba el mismo aluminio de la cubierta. A pesar de ello, el plástico parece ser lo suficientemente firme para proteger el equipo en caso de pequeñas caídas o golpes. Esto es importante, ya que el Ideapad 330S no es exactamente ligero: pesa 1,87 kg.

El lateral derecho de la notebook alberga un lector de tarjetas SD, un puerto USB 3.0 en el estándar A. El agujero al lado del lector de SD es, en realidad, un botón de recuperación: debe ser accionado con un clip de papel o un objeto puntiagudo y sirve para ayudar a recuperar el sistema en caso de fallo o acceder a la configuración del BIOS.

En el otro lado, encontramos el conector para la fuente de alimentación, un puerto HDMI, otro puerto USB 3.0, un puerto USB-C y la conexión para auriculares y micrófono.

Allí también encontramos un diminuto LED que permanece permanentemente prendido cuando el portátil está en uso – así como el LED del botón de encendido -, parpadea cuando el equipo está en standby y se vuelve rojo cuando la batería se está acabando.

¿Puerto Ethernet? No tiene, lo que deja claro que ese modelo se dirige al uso doméstico y no tanto al segmento corporativo.

Teclado y touchpad

El Lenovo Ideapad 330S está disponible en versiones con pantalla de 14 y 15,6 pulgadas. El último es el que ha sido testeado para esta review. La pantalla más grande tiene una ventaja: hace que la notebook sea lo suficientemente grande para permitir que un teclado numérico sea añadido – para quien trabaja con hojas de cálculo, por ejemplo, hace mucha diferencia.

Notebook Lenovo en oferta en amazon

Las teclas alfanuméricas son un poco más grandes que las que estoy acostumbrado a usar, pero son cómodas y no me parecieron demasiado blandas, tampoco excesivamente rígidas cuando se presiona.

En cuanto al touchpad, tiene buen tamaño, es preciso, posee un “click” relativamente suave y responde bien a los gestos de Windows 10, como el de arrastrar dos dedos juntos para hacer desplazamiento de pantalla (el comando que más uso).

Pantalla

Una pantalla de 15,6 pulgadas con bordes finos – que Lenovo proclama como “Pantalla Infinitiva” – debe ser el punto fuerte del Lenovo Ideapad 330S, ¿no? Tenía todo para serlo, pero el panel, del tipo TN LCD, tiene una resolución de sólo 1366 × 768 píxeles. Sí, esto significa que las letras, los iconos y otros elementos gráficos aparecen aquí con aspecto pixelado cuando se observan de cerca.

Ciertamente, la intención de Lenovo al elegir ese panel fue la de reducir los costos del Ideapad 330S en Latinoamérica, pues el modelo tiene opción con pantalla full HD en otros países.

La economía también es perceptible en la calidad del panel: a pesar de que el componente muestra colores fuertes y tiene brillo intenso, no es difícil notar una disminución de las tonalidades que varía según el ángulo de visión. Esto hace, por ejemplo, que el negro tenga un aspecto blanquecino o un azul oscuro.

Estas limitaciones no van a entorpecer sustancialmente el uso del Ideapad 330S en el día a día, que quede claro. Pero, por el precio cobrado y el tamaño de la notebook, realmente esperaba una pantalla más interesante.

https://www.youtube.com/watch?v=0UZb3t9HKRo

Rendimiento, software y batería

Al menos el hardware básico no decepciona. O casi no decepciona: tenemos aquí un procesador quad-core Intel Core i5-8250U de 1,6 GHz (octava generación), 8 GB de memoria DDR4 (siendo que 4 GB son soldados en la placa base), GPU AMD Radeon 535 con 2 GB de memoria GDDR5 y, bueno, HD de 1 TB.

No hay ninguna opción de SSD. Hay una versión del Ideapad 330S que trae chip Core i7-8550U y una memoria Intel Optane de 16 GB que acaba amenizando la ausencia de un SSD, pero ese ítem no está disponible para el modelo con Core i5.

El efecto de esto es que el Ideapad 330S probado para esta review se comporta bien en la mayoría de las aplicaciones, pero pierde un poco de agilidad por el HD, como se esperaba. Sólo para que tenga una idea, el tiempo de arranque completo fue de 23 segundos – con un SSD, ese intervalo muy probablemente sería de más o menos 10 segundos.

Pero, como dije, el conjunto en sí se comporta bien. Microsoft Office, Google Earth, Netflix y otras aplicaciones cotidianas se han ejecutado correctamente, sin bloqueos o mensajes de error. Pero, si ya tiene un ordenador con SSD, se dará cuenta fácilmente de que tardan unos instantes adicionales para abrir.

La Radeon 535 es una GPU de entrada, digamos así, entonces no espere alto rendimiento en juegos pesados. Pero los juegos no muy exigentes o con configuraciones gráficas a nivel medio o bajo van a rodar con el mínimo de dignidad.

La batería es de 52,5 Wh y debe durar unas cinco o seis horas con un uso moderado. Para probarla, rodeé una película de tres horas a través de Netflix con brillo máximo en la pantalla y luego usé el Chrome durante una hora con Spotify tocando en segundo plano. Estas actividades hicieron que la carga de la batería caiga del 100% al 28%.

Para la recarga de la notebook, no llega a ser mala. El tiempo de recarga del 20% al 100% con el portátil en standby fue de una hora y 30 minutos aproximadamente.

Me gustaron las salidas de sonido. Son dos de 2 W. Se quedan debajo de la notebook, una en cada lado. El audio es claro y no se distorsiona, tal vez porque el volumen máximo no es de los más altos. Por el grosor del equipo, no hay refuerzo de graves. Sin embargo, para disfrutar de películas o juegos está bien.

El problema de las salidas de audio debajo del portátil es que pueden terminar quedando tapadas cuando el equipo se coloca sobre una mesa o algo así, pero aquí no existe este problema: ambos altavoces se colocan en partes de los bordes que se curvan para arriba, así, hay suficiente espacio para que el sonido salga.

Es importante señalar que el Ideapad 330S viene con Windows 10 Home. Además de los softwares que acompañan el sistema operativo por defecto y tres programas de Lenovo, sólo hay un bloatware: McAfee LiveSafe.

Ah, la cámara web es una cámara muy simple, que graba en 720p.

Notebook Lenovo en oferta en amazon

 

Última actualización el 2019-11-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados